martes, 2 de diciembre de 2014

Sanfaina

Feliz primer martes de diciembre!!!!!

Aiiiixxx que contenta estoy!!!! Ya estamos en diciembre, que para mí suele ser un mes muy muy muy movidito, pero este año mucho más!!!

En diciembre cumple años Jordi, y como siempre espero que le gusten los regalitos que le tengo preparados, aunque este año son un poco más light, son con muchíiisimo cariño!!!!

Por otra parte este fin de semana vienen unos amigos, son más majos!!! Han cogido un hotelico en el pueblecito vecino para estar cerquita nuestro y vernos!!! Aiiixx que me los como!!! Pero bueno ya os contaré la semana que viene que tal la visita, ok? :)

El 17 por la noche bajamos a Barcelona!!! Qué ganas tengo de achuchar a mi familia y amigos!!! Y eso que no soy muy muy cariñosa que digamos :) 

Qué más??? Qué más????.... Bueno las fiestas Navideñas, que aunque no sean muy de mi devoción, siempre hay algo bonito en ellas, no? Jajajajajajajaj

Bueno, pues sí, todas estas y más cosas me deparan este mes de diciembre!!!

No os penséis que me olvido de vosotros heheheh, os he preparado una receta tradicional de mi tierra, una estupendísima, riquísima y sanísima Sanfaina.


La sanfaina (Catalunya), pisto (Castilla la mancha) o ratatouille (Francia), según el origen de la versión de este plato, no deja de ser una receta de verduras y hortalizas cocinadas conjuntamente.

La sanfaina suele ser una receta con berenjena, calabacín, cebolla y tomate, todo bien fritito. El pisto es lo mismo, pero sin berenjena, cocinado de la misma manera. El Ratatouille tiene la misma base que la sanfaina y además una serie de hierbas aromáticas, como el tomillo y la albahaca, y otra diferencia es que puede cocinarse de la misma manera (frito) o al horno.

Esta receta es muy muy muy muy versátil, vale tanto para acompañar a carnes y aves, como a pescados, arroces, pastas y legumbres, incluso con un poco de queso de cabra o simplemente con pan (viva el mojeteo). Es una auténtica maravilla!!!!


Ingredientes:
  • 2 Cebollas
  • 1 Berenjena
  • 1 Calabacín
  • 1 Pimiento rojo
  • 1 Pimiento verde
  • 500 gr. Tomate triturado o rallado.
  • 1-2 dientes de ajo (opcional)
  • Aceite para freír (opcional)


Proceso:

Primero de todo lo que hago es lavar y pelar la berenjena, pero la podéis poner con piel tranquilamente.

Una vez lavada y pelada la corto en daditos pequeños y la pongo en remojo con abundante agua, para que suelte el posible amargor natural que tienen las berenjenas, es toda una lotería :)

Mientras tenemos en remojo las berenjenas ponemos una cazuela al fuego, bien con 2-3 cucharadas de aceite de oliva o bien con abundante aceite para freír. Yo os voy a explicar cómo lo he hecho que ha sido con poquito aceite.

(Opcional) Si vais a freír todas las verduras os recomiendo que las hagáis por separado porque las cocciones no son iguales para todas.

Bueno, pues lo dicho, ponemos 2-3 cucharadas soperas de aceite de oliva en la cazuela a fuego mediano, más vale flojo que fuerte. Mientras se calienta, pelamos y cortamos a daditos las cebollas, las añadimos y vamos dejando que se rehoguen poquito a poco. 

(Opcional) Si habéis pensado poner ajo, este es el momento, junto a la cebolla, lo podéis cortar a rodajas o bien picadito, esto ya es al gusto, lo rehogáis con la cebolla y vigilad que no se quemen, nos amargaría el plato.

Seguidamente lavamos y cortamos a daditos los pimientos, tanto el rojo como el verde. Los añadimos a la cazuela junto a la cebolla.

Hacemos lo mismo con el calabacín, lo lavamos, pelamos, cortamos y a la cazuela.

Escurrimos la berenjena que habíamos dejado en remojo y la añadimos a la cazuela con los ingredientes anteriores. Añadimos un poquito de sal, y vamos dando vueltas de vez en cuando, así durante unos 5-10 minutos. 

Una vez están rehogaditos toooodos los ingredientes, añadimos el tomate, ya sea de lata triturado o rallado natural, añadiremos una media cucharadita de azúcar para rebajar la acidez de éste. Probaremos como está de sal y si es necesario corregiremos añadiendo una poquita más.

Tapamos la cazuela  para que se vayan haciendo las verduras y el tomate. Le vamos dando vueltas para que no se nos queme. Sabremos que está lista nuestra Sanfaina cuando no quede agua del tomate y las verduritas estén todas hechas y en su punto!!! :)

Os recomiendo que repose. Es una de esas recetas que está muuuuucho más buena reposada, para que todos los aromas y sabores se mimeticen y potencien.

Lo bueno que tiene esta receta es que la puedes hacer en conserva (con un bote de cristal y en caliente, lo rellenas y cierras y se crea el vacío) o la puedes congelar, o la puedes guardar en la nevera unos 4 - 5 días sin problemas.


Ahora solo os queda decidir cómo vais a disfrutar de esta deliciosa Sanfaina!!! Aquí os dejo una opción, pero hay infinidad de posibilidades!!!! Con Bacalao, pollo, pasta, conejo, ternera, atún, gambas, dorada, pan, tostadas y queso de cabra, cordero, sardinas...con lo que se os ocurra!!!!!

Ahhhh y también lo podéis triturar y utilizar como salsa de Sanfaina!!! Para aquellos que detestan los tropezones en las comidas, es ideal!!!

Se puede comer tanto a temperatura ambiente como caliente.

Es un delicioso y sanísimo acompañamiento en todos sus estados, no os lo perdáis!!!

Que tengáis una estupendiiiiiiiisima semana!!!!
Os espero aquí, Saboreando París, hasta el viernes!!!!

Muuuuuaaakissssssssssssssss!!!!
Desi






2 comentarios:

  1. Huuuuummmmmmmmm, deliciosoooo, y en lugar de carne en salsa, carne con sanfaina, tambien, huuuuuummmmm. 3:)

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar en este blog.