lunes, 23 de abril de 2018

Gâteau Basque // Tarta vasca

Feliz día del libro!!!

En mi tierra es un día muy bonito en el que las calles se visten de rosas y libros. Como de escribir se trata, he pensado que hoy era el día, no podía excusarme más, no podía retrasarlo más. Hoy os tenía que escribir, me apetece, tengo un poquito de tiempo y una deliciosa receta, lo tengo todo!!!

Cuando (hace ya 4 años) nos íbamos a venir para Francia, pensaba en aprender todo lo que pudiera de la repostería francesa, mundialmente conocida y reputada, pues bien, he de confesar que me llevé una grandísima decepción.

Los dulces son muy bonitos y apetecibles a la vista cierto es, pero en boca suelen parecerme menos bonitos, insípidos y en lineas generales poco variados.

Ojo, que con esto no quiero decir que no haya nada que valga la pena!!! Noooooo, ni muchísimo menos, hay deliciosos pastelitos, postres, tartas, etc... pero no tantos como esperaba.

Quizás sea yo, que no soy muy de dulce, o quizás tenga razón, os animo a hacer una escapadita para que lo comprobéis vosotr@s mism@s!!!! 

Bueno, por si no os lo podéis permitir ahora mismo, os traigo una receta de las que sí me gustaron. Es parecido al Pastel Bretón, y se trata de una tarta tradicional, elaborada y entretenida, pero que vale la pena probar!!


El Gâteau Basque, era uno de los postres que cuando lo ponían en la cantina (lugar donde iban a comer Jordi y sus compis de curro) solían terminarse muy rápido. Siempre me hablaba de él hasta que un día fui a comer allí y dio la casualidad que quedaba uno!!!! Lo probé, y como buena viciada de la crema pastelera que soy, me encantó!!!! 

Tiene un sabor y textura peculiar. Es interesante pero no era fácil encontrar una buena receta, así que me puse a experimentar hasta que encontré, mi propia receta, la que más se le parecía a la que comimos en la cantina, para nosotros esa era la original.

Así que os acerco un pedacito de la repostería francesa.


Ingredientes:
(Para un molde de 28 cm, unas 10 - 12 raciones)

Para la tarta:
  • 350 gr. Harina
  • 200 gr. Azúcar
  • 120 gr. Mantequilla (pomada)
  • 2 Huevos
  • 1 Sobre levadura 
  • 5 gr. Sal
  • 5 gr. Esencia de vainilla
  • 3 gr Aroma de almendra amarga

Para la crema pastelera:
  • 500 ml. Leche
  • 160 gr. Azúcar
  • 30 gr. Azúcar avainillada
  • 6 Yemas de huevo
  • 40 gr. Maizena
  • 1 Rama de canela
  • Piel de media naranja
  • Piel de medio limón
Nota: Para dorar la tarta podemos utilizar una yema de huevo o un poquito de leche.

Proceso:

Empezaremos haciendo la masa ya que debe reposar un pelín en nevera. Para ello pondremos tooooodos los ingredientes en un recipiente, no importa mucho el orden de éstos, aunque he de reconocer que la harina siempre es lo primero que pongo. 

Es importantísimo que la mantequilla esté pomada, atemperada, blandita y no fría de nevera.

Una vez tenemos todos los ingredientes amasamos, como siempre mi super pinche de cocina me lo hace en un momentico!!! Para los que debéis hacerla a mano, no os preocupéis porque no es de las masas complicadas de trabajar.

Debéis ir guarreando hasta que quede una masa que no se pega a las paredes del bol ni a las manos pero que tiende a no quererse despegar del todo, ligeramente pegajosilla. Si no es así, id añadiendo muy poquito a poco harina, pero poco! No queremos que nos quede un mazacote.

Una vez tenemos la masa lista, la dejaremos reposar en la nevera, el tiempo que tardemos en hacer la crema pastelera.

Para la crema pastelera, ya os he hablado de ello en otra receta, la Coca de San Juan de hojaldre y crema, para no hacer este post larguísimo, os invito a que consultéis la elaboración paso a paso en dicha receta pero respetando las cantidades de ésta. 

Una vez tenemos la crema pastelera recuperamos la masa que habíamos reservado en la nevera.

Dividimos la masa en 2/3 partes haciendo dos bolas y cogemos la más grande, como en la foto aproximadamente. La pequeña a la nevera.

Enfriamos la masa porque de esta manera es más fácil trabajarla, si no, con el calor de las manos y del ambiente se vuelve muy pegajosa.

Con paciencia y con las manos mismo, vamos extendiendo la bola grande por toda la base del molde y una vez llegamos al borde, no nos detendremos, subimos la masa para cubrirlos también. Mas o menos por la mitad del molde. 

Una vez tenemos el molde "forrado" con la masa, vertemos en el centro la crema pastelera. Como podéis ver, no sobrepasa la masa de los bordes.

Esto es importante ya que ahora que tenemos repartida la crema pastelera lo que haremos será bajar los bordes de la masa en dirección el centro. Recogiendo de esta manera la crema (como podéis ver en las fotos).

Recuperamos la bola de masa (más pequeña) y sobre un trozo de papel de horno estiramos, haciendo así una "tapa" para nuestra tarta.

Este proceso es el más delicado, ya que al tratase de una masa pegajosilla tenemos que ir con cuidado.

Cuando tengamos la "tapa hecha" junto con el papel la ponemos encima de la tarta, eso sí, volteando de manera que quede el papel arriba!!! Jajajaja este paso es importante!!! Jajajajaja Bueno, pues eso, y poco a poco iremos despegando la masa del papel para que ésta quede encima de todo.

Tal y como veis en las fotos, debe quedar todo tapadito. Sin ejercer mucha presión, vamos haciendo que la "tapa" se enganche a los bordes que habíamos remetido en el paso anterior.

Pues ahora ya lo tenemos casi todo listo, La decoración la dejo en vuestras manos, la más sencilla quizás sea ésta, con la ayuda de un tenedor, y con suavidad, vamos haciendo marcas horizontales y verticales, formando cuadrados.

Pintamos con un poco de leche, o yema de huevo y para el horno.

Lo tendremos en el horno unos 40 minutos a 160 grados (horno precalentado).

He utilizado un molde desmontable para facilitar la presentación pero no es necesario. Dicho esto, solo queda atemperar la tarta y aquí viene la disputa, si se come fría de nevera o a temperatura ambiente!! En casa nos gusta más fría de nevera y sea como fuere siempre mejor de un día para otro, así todos los aromas habrán cogido fuerza y sabrá mucho mejor.

Pues espero que os animéis a prepararla y que me digáis qué os parece el aroma de almendra amarga que le da este sabor tan peculiar a esta tarta.

Deseo que paséis un feliz día de Sant Jordi, que leáis mucho y que saboreéis más todavía!!! 

Besotes!!!

Desi.



miércoles, 7 de febrero de 2018

Lasaña de ternera

Buenas y nevadas noches!!!!

Llevamos desde el martes por la noche con la mayor nevada desde 1987!!!! La verdad que nos deja infinitos marcos naturales, paisajes encantados e imagines inolvidables, pero está la parte amarga y es la incomunicación, los accidentes, etc.

Puesto que no he podido ir a trabajar (como muchos de nosotros) he estado trabajando en la decoración y menú del día de San Valentín, que ya se acerca, y escribiendo un poquito para poderos pasar mi receta de Lasaña!!!


En la red corren miles de recetas de lasaña y soy consciente, pero me hace ilusión compartir mi propia receta con vosotr@s.

La Lasaña, es una receta sencilla pero a la vez muy elaborada, y quizás por eso no la hago muy asiduamente en el restaurante, pero cuando la hago... es éxito asegurado!!!

Para aquell@s que no podáis venir a comerla, os dejo la receta para que sepáis de qué estoy hablando.

Ingredientes:
(Para 6 personas)
  • 6 Láminas de lasaña (si son pequeñas 12)
  •  600 gr Carne picada de ternera
  • 100 gr Puerro
  • 400 gr Cebolla (2 grandes)
  • 200 gr Zanahoria
  • 2 Ajos 
  • 750 gr Tomate triturado
  • 40 gr Mantequilla
  • 40 gr Harina
  • 1 L leche
  • Queso rallado para gratinar 
  • Queso en polvo tipo parmesano para gratinar
Proceso:

La lasaña, es un plato bastante elaborado, así que empezaremos con el relleno de carne. Para ello picaremos a trocitos muy pequeñitos el puerro, la cebolla, la zanahoria y los ajos. Yo lo hago con una picadora, voy picando sin que llegue a ser un puré, es decir que quede picado pero con trocitos pequeños. Si preferís, podéis hacerlo a cuchillo.

Pochamos las verduritas del sofrito y añadimos la carne picada, rehogamos un poco y añadimos el tomate triturado, un poco de sal y si queréis un par de cucharaditas de azúcar (según la acidez del tomate).

Dejamos todo que se vaya haciendo al chup chup, removiendo de vez en cuando y cuando tengamos la "salsa" reducida probamos y rectificamos de sal. Dejamos reservado el relleno.

Hacemos la bechamel a la vez que cocemos las placas de lasaña. 

En una olla ponemos agua hirviendo para cocer la pasta que la dejaremos los minutos que nos parque el fabricante en el mismo envase en el que venga. Cuando estén cocidas las pasaremos a un recipiente con agua fría para que corte la cocción y después las sacaremos y extenderemos en papel de cocina para secarlas. Este proceso no se puede hacer y reservar, se tiene que hacer en el momento de montar la lasaña, así que debemos tener la bechamel hecha.

Para hacer la bechamel ya os expliqué el proceso en otras recetas como Espinacas con bechamel o Croquetas de puerro, Pero haciendo un resumen, se basa en derretir la mantequilla en un cazo, tostar la harina, y cuando ésta esté cocinada le vamos añadiendo de muy poco a poco la leche, hasta alcanzar la densidad de la salsa que nos guste, para la lasaña no debe ser muy espesa. Sal y otras especias al gusto.

Una vez tenemos el relleno, la bechamel y la pasta recién cocida podemos empezar a montar.

En una bandeja rectangular (la medida de las placas de lasaña sería ideal, sino, pues la que tengáis  que no sea uy grande, unos 35 x 20 cm aprox) ponemos un poco de bechamel en la base, cubrimos con placa de lasaña, luego con relleno de ternera, un poquito de bechamel y tapamos con placa de lasaña. Repetimos poniendo bechamel a la placa de lasaña, luego relleno de carne, un poquito de bechamel y otra placa de lasaña. Aquí, para terminar, ponemos más bechamel y el queso para gratinar al gusto. A mí me encanta poner base de queso rallado (emental, cantal, o el que os guste) y espolvorear por encima queso tipo parmesano.

Una vez montada, la ponemos en el horno, yo os aconsejo que no la pongáis para gratinar simplemente, es decir que con el horno a 200-250 grados la pongáis unos 20 minutos para que se caliente y se gratine, si veis que ya está caliente pero no gratinada, ponéis simplemente el grill del horno hasta conseguir el dorado que queráis.

Y bueno, pues esto es todo, de esta manera os quedará una lasaña muy jugosa a la par que sabrosa!!!

Como ya os he dicho, entre nuestros clientes es todo un éxito y en casa ya ni os cuento!!! Jajajajaja

Espero que os animéis a hacerla y que me contéis qué os ha parecido.

Un besote enormeeeee!!!
Desi.


https://sites.google.com/site/saboreandoparisblogspotfr/lasana-de-ternera



lunes, 1 de enero de 2018

Cookis

Feliz año nuevooooooooooooo!!!!!

Qué tal???? Cómo han ido las fiestas???? Cómo ha ido el cambio de año?????? Espero que con mucho cariño de amigos y familiares y saboreando todos y cada uno de los momentos vividos!!!

Para mí, el 2017 ha sido un año muy muy muy completito, tanto de cosas buenas como de cosas malas. Si tuviera que hacer un resumen, evidentemente que me quedaría solo con las buenas, ya que las buenas han sido muy muy buenas!!!! Pero las malas no las descarto ya que también forman parte de mi año, de mi vida, de mi aprendizaje. 

Empezábamos el año por primera vez solos en París, sin la familia, sin los amigos... pero cargados de ilusiones pese que nuestra amiga Mari Llanos se nos volvía a su tierra. Jordi cambiaba de trabajo, salía de la zona de confort con mucha ilusión y unas altas expectativas (que se van cumpliendo). En mayo me puse malita (problemas que sigo acarreando) pero a finales de mes NOS CASAMOS!!! Sin
duda alguna el mejor día de nuestra vida (de momento). En julio operaban a la mami y pude estar a su lado en todo momento, es una campeona. En agosto mi papi cambia a un curro nuevo, arriesgand mucho pero con una gran recompensa, por otra parte para mí las cosas cambiaban en el curro y no fueron a mejor, fueron a muuuuucho peor, pero antes de comprobarlo nos fuimos de viaje de novios a la Puglia, con sus luces y sombras. A la vuelta, el horror se instauró en el restaurante y mi salud empeoró. En noviembre tuvimos visita de Llanos, y vuelta al curro tras la tormenta, el horror había desaparecido (en gran parte) y a pesar de mucho trabajo volvía con ilusiones renovadas gracias a mi compi Jorge. Empezaba una nueva etapa y con una nueva incorporación, Mireia, la culpable de que hoy, os traiga estas deliciosas cookis!!!! Y bueno, diciembre cargado de faena, visita exprés a Barcelona para ver la familia y pasar Navidad con ellos, y despedir el año en muy buena compañía en Francia. 

Un año intenso en cuanto a emociones por lo menos!!! Espero que este 2018 nos depare muchas sorpresas buenas, salud (porfiiiiiii), trabajo, dinero, amistad, ilusiones, proyectos cumplidos, retos nuevos y mucho tiempo para poder compartir con los que queremos. 

De momento, este 2018 lo recibo compartiendo estas galletas riquísimas!!! Ya sé que estos días han habido excesos de dulces, pero aún falta por celebrar el día de Reyes y me consta que estas cookis les encantan!!!! Así que si queréis que se porten bien con vosotr@s, ya sabéis!!! Dejadles unas poquitas de estas deliciosas galletas y esperad a ver si son o no realmente generosos jajajajaja.


Pues tras toda la parrafada que os he soltado, no me quiero demorar más, aquí os dejo la receta.

Ingredientes:
(Para 50 galletas)
  • 500 gr Harina
  • 250 gr Mantequilla
  • 250 gr Azúcar
  • 250 gr Azúcar moreno
  • 2 Huevos
  • 1 cucharada (sopera) Bicarbonato
  • 1 cucharada (sopera) Esencia de vainilla
  • 250 / 300 gr Pepitas de chocolate
Proceso:

Es importante que la mantequilla esté pomada, es decir a temperatura ambiente. Si por lo que sea la tenéis fría de nevera, podéis hacer trocitos pequeños y darle pequeños golpes de calor en el microondas (repeticiones de 30 segundos a 900 W) sin que se nos deshaga y quede líquida, solo la queremos blandita.

Empezaremos mezclando la mantequilla con los dos tipos de azúcar y los huevos, para ello os recomiendo unas varillas eléctricas. Añadimos la esencia de vainilla y seguimos mezclando con las varillas.

En un bol a parte mezclamos la harina y el bicarbonato. Lo añadimos a la mezcla anterior y ahora sí o bien amasamos a mano o con una amasadora, es una pasta demasiado densa como para seguir con las varilla.

En cuanto tengamos una masa homogénea le añadimos las pepitas de chocolate, mezclamos bien y listos!!! Momento de empezar a hornear nuestras galletas.

Para ello pondremos un papel de horno en la placa del horno o bandeja, y haremos pegotes de masa, no hace falta que hagáis bolitas porque la misma masa coge su forma redonda al hornearla. Dejad bastante separación entre pegote y pegote ya que se expande mucho la masa en el horno.

Tendremos el horno precalentado a unos 170 - 180º y las dejaremos que se hagan unos 17 minutos aproximadamente. Recordad que el tiempo es orientativo ya que según el horno puede tardar más o menos. El colorcito os irá hablando, las podéis dejar un poquito más si os gustan más morenas, o sacarlas antes si os gustan más blanquitas o cruditas, esto ya va según los gustos.

A la hora de sacarlas del horno, es importante como las enfriamos, con un poco de maña, intentad dejar escurrir el papel a una superficie plana para que se enfríen un poco, y las podréis sacar del papel cuando ellas solas moviendo el papel se separen, quizás algunas tengáis que ayudarlas, pero estarán ya "duritas" y podréis manipularlas, si no es así dejadlas reposar un poquito más, porque quiere decir que aún no están lo suficientemente atemperadas como para moverlas.

Pues dicho esto solo queda que las compartáis con quienes más os apetezcan!!!! Espero que os salgan muy muy muy ricas y que disfrutéis preparándolas, es una receta que puede ser muy atractiva para los más peques de la casa, así que no perdáis ocasión de que os ayuden en cocina y que participen en la elaboración!!!

Un besazo enormeeee y espero que terminéis de pasar unas felices fiestas!!!

Desi.


https://sites.google.com/site/saboreandoparisblogspotfr/cookis